Plancha: ¿Qué es la Masonería?

Gran Logia de España

Gran Logia Provincial de Andalucía

Respetable Logia La Constitución nº 63

de Cádiz

 

 

A...L...G...D...G...A...D...


 ¿Qué es la masonería?

 

 

V:. M:., QQ:.HH:.

 

 La Masonería es una institución de carácter iniciático, filantrópico, filosófico y progresista, fundada en el sentimiento de fraternidad, igualdad y libertad.

Tiene como objetivo la búsqueda de la verdad y fomenta el desarrollo intelectual y moral del ser humano, además del progreso social.

Los masones, tanto hombres como mujeres, se organizan en estructuras de base denominadas logias, que a su vez pueden estar agrupadas en una organización de ámbito superior normalmente denominada «Gran Logia», «Gran Oriente» o «Gran Priorato».

Aunque el origen de la orden masónica, de sus doctrinas y sus ritos, se pierde en la noche de los tiempos, La Franc-Masonería, tal y como la conocemos hoy, nace oficialmente en 1717, en Londres. Esta primera Gran Logia pública, en 1723, su carta magna, conocida como las «Constituciones de Anderson», que siguen sirviendo hoy de base a todas las Obediencias del mundo.

La Franc-Masonería Española nace como tal con la invasión napoleónica. Su historia estaba poblada de interrupciones hasta su total desaparición después de la Guerra Civil. Se mantiene a partir de entonces en el exilio. Renace nuevamente en nuestro país en 1979, para trabajar dentro de las instituciones legítimas de nuestro país y el respeto a la Constitución que conforman nuestras leyes de convivencia democrática.

 Los Masones son, ante todo, hombres libres, unidos más allá de sus diferencias profanas, que se comprometen a poner en práctica un ideal de Paz, Amor, y Fraternidad. La Logia o Taller, es el núcleo primordial masónico. Se constituye en una ciudad por un mínimo de siete Hermanos reglamentariamente Iniciados. La Logia está presidida por un hermano Maestro, elegido por sufragio universal para el cargo de presidente (esta elección se realiza cada año).

Las Logias son centro de unión que permite una amistad verdadera entre personas que sin la Franc-Masonería seguirían siendo extraños.

Las Logias son escuelas de libertad de pensamiento, de respeto mutuo y de intercambio de opiniones distintas, fuera de todo dogma, teniendo como resultado el enriquecimiento moral y espiritual del Masón.

En las Logias no se debaten temas de religión ni de política. La Franc-Masonería respeta y defiende la total y absoluta libertad de conciencia.

La Franc-Masonería es Universal. Universal porque todos los Masones se consideran Hermanos más allá de sus diferencias, reivindican los mismos orígenes y sobre todo han recibido la misma Iniciación que imprime el carácter de Hermano Masón.

Franc-Masonería Regular define al Gran Arquitecto del Universo con el Dios de la Biblia, un Dios revelado, y considera que sus miembros deben creer en él y en la inmortalidad del Alma. La Franc-Masonería regular mantiene aún vigente el artículo de las «Constituciones de Anderson» que no permite la entrada de las mujeres en la Masonería.

Las Obediencias regulares, aun manteniendo una cierta autonomía deben ser reconocidas por la Gran Logia Unida de Inglaterra. La Franc-Masonería regular no permite a sus miembros asistir a las reuniones de las Logias que no reconoce y que considera irregulares.

La Franc-Masonería llamada irregular se autodenomina liberal. Nace en 1877 y declara oficialmente que la creencia en un Dios revelado no es, ni puede ser, condicionante para ser Franc-Masón.

La Franc-Masonería liberal deja a cada cual la libertad de ver en el Gran Arquitecto del Universo el concepto que más se aproxime a sus creencias o principios personales. No obstante, es evidente que este concepto implica para el Masón la creencia mínima en un orden universal, un principio «organizador del caos».

Las Logias liberales son totalmente autónomas reconociendo como Masón a todo aquel que ha sido Iniciado sin tener en cuenta uno u otro principio o creencia ajeno a la Franc-Masonería.

La Franc-Masonería liberal no discrimina a la mujer y existen en su seno Logias mixtas, masculinas y femeninas.

Los ritos son símbolos en acción, muchos de éstos pertenecen a la Gran Tradición del hombre y se encuentran, por lo tanto, en religiones y filosofías que nada tienen que ver con la Masonería. Con estos el Masón reflexiona y trabaja sobre sí mismo.

El libre albedrío es un punto importante en la evolución moral y espiritual del Masón, por ello la Franc-Masonería no es didáctica ni dispone de «libros de texto», ni imparte tareas específicas para el estudio.

Si bien la implicación social es importante para el Masón, solo si es capaz de pulirse a si mismo podrá actuar de forma operativa en la sociedad. Los grados de la Masonería Simbólica son tres: Aprendiz, Compañero y Maestro.

Los secretos masónicos se pueden dividir en tres categorías:

El no revelar el nombre de otro Hermano o Hermana. Aquí se trata de simple ética, siendo cada cual único juez de divulgar o no su pertenencia a la Institución.

Los signos y palabras, son símbolos de los distintos grados y forman parte integrante del Rito sin conceder ningún poder «mágico» o de otra índole.

El único secreto es aquel que es sentido de forma individual en el momento de vivir la Iniciación. La forma singular de captar la acción de los símbolos, es, por lo tanto, obviamente intransferible.

Para adherirse a una Logia es preciso ser mayor de edad y rellenar un impreso de solicitud.

Esta solicitud será estudiada por la Logia tras lo cual se le someterá, de ser aceptada su solicitud a entrevista personal y posteriormente a una votación para su aceptación para ser iniciado.

Todo Masón Iniciado en la Logia es libre de solicitar su baja voluntaria en cualquier momento.

Todo comportamiento, tanto en el seno de la Masonería como en el mundo profano, que fuese contrario a los principios de la Franc-Masonería conllevaría la baja de la Institución.

Para concluir este breve acercamiento al ideal masónico, las Logias se sitúan en un  plano universal. Ciertamente quedan muchas preguntas por contestar. No obstante antes de terminar intentaremos dar respuesta a dos temas: ¿Qué hace la Masonería? y ¿Por qué ser Masón en nuestra época?

La universalidad del ideal masónico, la solidez de sus estructuras a través, del tiempo han estado siempre presentes en la evolución humana. La Masonería es una sociedad de pensamiento, la Logia es un lugar de reflexión y de expresión del pensamiento libre, fuera de dogmas y de aspiraciones ideológicas o sociales dirigidas.

La Logia es el sitio en el cual se reúnen hombres y mujeres libres y de buenas costumbres, de diferentes creencias, ideologías y procedencia social para intercambiar y compartir, si cabe, tanto sus experiencias corno sus inquietudes.

Pero todo ello deberá conducir al Masón a la reflexión, no sólo sobre sí mismo, sino también sobre el lugar idóneo que el hombre debe ocupar en la sociedad.

El carácter masónico de nuestra Logia, alejado de posturas partidistas, consciente de las múltiples opiniones, respeta el pensamiento ajeno, favorece que cada Masón pueda realizar su labor a favor de la humanidad en la forma más coherente con su propia conciencia y tolerante con respeto de las opiniones de los demás.

Nos comprometemos a defender el carácter fundamental de los Derechos y Deberes del Hombre, su justa evolución y su necesaria extensión a todos los seres humanos.

Promover el ideal laico como moral de la libertad de conciencia y garantía del ejercicio del libre arbitrio de cada uno.

Ayudar a los hombres y mujeres a imaginar su futuro y a ser artífices de su felicidad.

En conclusión y como punto final diremos que los Franc-Masones tenemos la voluntad de participar en la creación de una sociedad más justa, pacífica y fraterna poniendo como sello de garantía la Tolerancia y la Concordia entre los hombres.

 

Salud. Fuerza y Unión.

He dicho, V:.M:.

 

 

          Valle de Cádiz,  a  3  De  Septiembre  2012…….,e\v\

 

 

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: