Nosce te ipsum: Conócete a tí mismo.

Autor: Diego Muñoz.

Me sumerjo en la tarea de descubrir Mi Templo Interior, tras acercarme a la Áspera Lapis en mi búsqueda del Yo desde lo simbólico y especulativo.

La inscripción Délfica en el Templo de Apolo, áurea y previa, así como las inscripciones de la Sibila que revelaba los mensajes de los Oráculos, vislumbran la importancia del Autoconocimiento, pues “si no hallas dentro de ti aquello que buscas, tampoco podrás hallarlo fuera”, “el tesoro de los tesoros, conócete a ti mismo, Nosce Te Ipsum, y conocerás el Universo y a los Dioses.

Lo vemos en los diálogos platónicos, que nos recuerdan la importancia de mirar hacia dentro antes de decidir y actuar.

Sócrates nos hablaba del dominio de las pasiones para diferenciarnos de las bestias, de la Virtud, de la Justicia, del respeto a la Ley, de la importancia de Conocerse a sí mismo y de tener conciencia de nuestra ignorancia pues el que no cree estar necesitado no desea tampoco lo que no cree necesitar, no podemos desarrollar nuestra naturaleza si no sabemos cuáles son sus limitaciones.

Es curioso el paralelismo de esa maestría de los antiguos filósofos y la guía que recibimos de nuestros Maestros y Hermanos, pues ambas se basan no en el traslado del conocimiento sino en la provocación del interlocutor para que se descubra a sí mismo en un camino desde la consciencia a la Virtud. Con nuestro propio perfeccionamiento y conocimiento podremos inspirar el ajeno, siendo esta conducta la que nos acerca a lo Divino.

Para nosotros los Masones, el Templo representa en primer lugar a nosotros mismos, para ulteriormente representar a la Sociedad y a la Creación.

Los Masones tenemos un objetivo esotérico, y a través de ritos, símbolos, estudio y trabajo, buscamos una Verdad que pace en nosotros mismos, y tal como trasladé en mi anterior plancha de Áspera Lapis…. “Tanto la Firmeza como la Fortaleza provienen de La Piedra” (…) “y el moldeo o cincelado, (…), nos aproxima a la luz (…)”. Y tal y como os transmití en la plancha de Mi Iniciación “Una Piedra Tosca y otra Pulida que representaban mi presente y mi futuro, con un martillo y un cincel como herramientas para construir mi nuevo Yo.”

Buscamos una dimensión superior de plenitud, paz y equilibrio, pretendemos, desde el conocimiento, trascender la dualidad física-espiritual, pues somos constructores de templos consagrados a la Virtud, la Verdad y la Sabiduría.

Hoy veo el Corazón del Aprendiz, el Cerebro del Compañero y el Alma del Maestro, no hay dualidad sino estadios de una misma cosa. Decía Jesús de Nazaret, yo soy el Camino, la Verdad y la Vida, la Masonería busca a través de lo iniciático (camino), la Verdad, en una Vida consagrada a la búsqueda, pues nuestro objetivo más que encontrarla es perseguirla, consiguiendo nuestro progreso como ser humano para poder contribuir al progreso de los demás.

Aprecio desde que volví a nacer alejado del mundo profano, como voy sintiendo, desde el interior de mi Caverna, una pequeña luz que ilumina mis noches oscuras, voy encontrando la pausa, la paz y tengo la ilusión de pulirme sin prisas, pero sin pausa, con unos cimientos sólidos, que desde el trabajo y el estudio soportarán esas columnas que erigirán Mi Templo Interior.

Diego Muñoz.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: